domingo, dezembro 09, 2007

La travesía del Jordán

Sermón de Wil Pounds

Jordan River

Tradución: Victor Castro Chinchilla

"(...) La travesía del Jordán representa maravillosamente nuestro pasar a partir de un nivel a otro del cristianismo que vivimos. Armémonos con nuestras armas espirituales y tomemos la tierra que Dios nos ha prometido. Obedezcámoslo y experimentémoslo cada día. Mientras que caminemos por la fe, él satisface en nosotros lo qué él pide que hagamos. No sucede automáticamente. Dios decía a Israel: "la tierra es ya su tierra, ahora recórrela. Tómela. Demándela. Poséala." Los sacerdotes eran obedientes. Caminaron saliendo del agua, estaban parados en el centro del río, y esperaron a que toda la gente pasara. A menos que estemos dispuestos a caminar hacia fuera y a salir con nuestros pies mojados, Dios no podrá nunca abrir un camino para nosotros. Dios honra a gente de fe.

Cuando los hijos de Israel cruzaron el Jordán, ellos fueron cambiados de su vieja vida. Los que eligieron entrar a la tierra prometida comenzaron una nueva vida a partir de ese día con una nueva identificación. En el río Jordán les cortaron de todo el estilo viejo y pagano de los egipcios y de la vagancia en el desierto. Israel como una nación tenía una nueva identidad, una nueva ley y una nueva vida en la tierra. No había necesidad de ir atrás otra vez por el río. El viejo estilo de vida fue enterrado bajo las aguas del Jordán. Aquella vieja vida estaba muerta. Saliendo del Jordán era para comenzar una nueva vida en una tierra nueva.

Eso describe nuestra muerte, entierro y resurrección con Cristo porque hemos sido así identificados con Cristo. Nos han bautizado en Cristo significando esto que nos han colocado en Cristo y que se nos ha identificado con él. Hemos pasado a través de lo qué Cristo entró a través en su muerte, entierro y resurrección. Estamos así identificados con Cristo que él murió no solamente por nuestros pecados, sino que nosotros morimos con él.

El apóstol Pablo describió nuestra nueva identificación con Cristo así "siendo crucificados con él," enterrados con él y habiendo sido levantados con él. " Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro " (Romanos 6:11). Permanezca contando constantemente sobre este hecho, contando "Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro" Eso revolucionará su vida.

Ése es el corazón de vivir la vida cristiana. Estamos ahora identificados con Cristo en su muerte. Cuando él murió, yo morí. Nos han enterrado con él, y nos han levantado a la novedad de la vida con él. Cuando elijo actuar sobre esa verdad, lo experimento en una nueva calidad de vida. Esta es la vida resucitada.

"Por lo tanto" escribe el Apostol Pablo: "Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.” Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado. Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él; sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él.

Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive. Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro. No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia. Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.

El hombre muerto no peca. El pecado no puede tocar a Cristo. La muerte no puede tocarlo a El. La deuda del pecado ha sido pagada completamente por quien estaba sin pecado. En adición, hemos sido colocados en Cristo. Nuestra identificación es con El.. En otras palabras, nuestra vida ha sido quitada. Tenemos una nueva identidad. Somos nuevas criaturas en Cristo. "De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas." (2 Corintios 5:17).

Los Israelitas se comprometieron a cruzar el río Jordán. Cuando las aguas que se habían retenido volvieron a su cauce normal, la gente fue cortada de su vida anterior. Su vieja vida en el desierto fue cortada. Este es el final de todo. Ellos eran ahora nueva gente. Fue la Victoria de la fe.

Nosotros estamos ahora muertos al pecado pero vivos a Dios en Cristo Jesús. Ahora el nos invita a crecer en su gracia. Digo esto humildemente, lo digo con todo cuidado, Yo nunca he estado mas cerca del Señor en mi vida. Yo nunca he tenido una mayor necesidad de estar cerca de El. Yo oro para que usted se una a mi en este refrescamiento. Venga, crucemos el río.

Que clase de monumentos esta usted levantando? Todos vivimos construyendo monumentos. Algunos son para uno mismo, para vanagloriarnos. Otros son monumentos religiosos al humanismo. Que clase de monumentos esta usted levantando a Dios? Son monumentos a Dios o al hombre? Quien esta obteniendo la gloria y los aplausos? Yo dudo seriamente si Dios aprecia ese montón de aplausos que supuestamente le damos a El. Yo creo que el quiere tenernos sentados en silencio y esperando de El y contemplando su gloria. Si, habrá tiempos para danzar y cantar.

Tenemos dos monumentos de gran alcance en la disposición de Dios para cada creyente. Son las ordenanzas del bautismo y de la Cena del señor. Son testimonios de lo que ha hecho Dios por usted y mí. Nuestro salvador murió y nosotros morimos con él. Él pasó abajo a través de las aguas frías, terribles de la ira de Dios y murió por nuestras transgresiones y él se levanto de los lazos de la muerte. Cuando él murió, morimos, y cuando él se levanto de los muertos, nosotros nos levantamos de los muertos. Dios ve a muertos en cada creyente, enterrados y levantados con Cristo. Su bautismo por la inmersión representa lo qué Dios hizo para usted en Cristo. No le salva. No agrega un punto a su salvación. Es un monumento a Dios por lo que él ha hecho ya en usted. La mesa del Señor es un monumento de la muerte de Cristo en su favor, muriendo como su substituto, llevando la ira de Dios en su lugar

Debemos mantener nuestros ojos puestos en Jesucristo para cruzar el "Jordán" de esta vida. Dios estuvo delante de su gente en la presencia del arca, y él abrió un camino seco a través del río. Él ha prometido salvarnos no sólo del castigo eterno, sino conducirnos, guiarnos, protegernos y proveyéndonos a nosotros. Estamos en un proceso de por vida de seguirlo más profundo y más profundo en nuestra vida. El viaje ha comenzado solamente cuando confiamos en Cristo como nuestro salvador. Vamos ir a través de este Jordán y crecer en nuestro conocimiento y la gracia en nuestro señor Jesús. Solamente Cristo es capaz de conducirnos a través de las aguas oscuras de Jordán. Vamos crear nuestra fuerza en él. El señor nos ha prometido que él irá con nosotros así como él estuvo con Josué.

Los monumentos nos ayudan a permanecer centrados en la presencia del Señor. El Dr. Donald Campbell cuenta una historia que nos ayuda a guardar nuestros ojos en el Señor y a verlo llevándonos a través de las aguas oscuras.

Durante la guerra civil, la ciudad de Moresfield, Virginia del oeste estaba en la línea que se dividía, y oscilaba hacia adelante y hacia atrás entre los Yankees y las tropas confederadas. En una vieja casa, que todavía está parada hoy, vivia una mujer mayor solitaria. Las tropas de los Yankees una mañana aparecieron en su pórtico. Sin embargo en su misericordia, ella seguía calmada y les invitó a que se sentaran en su mesa. Cuando el desayuno fue puesto delante de ellos, ella dijo: "es una costumbre antigua en esta casa tener oraciones antes de las comidas. Espero no importunarles." Con éso, ella tomó la biblia, la abrio y comenzó a leer en el salmo 27:

Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme? Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, Para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron. Aunque un ejército acampe contra mí, No temerá mi corazón; Aunque contra mí se levante guerra, Yo estaré confiado. Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo. Porque él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal; Me ocultará en lo reservado de su morada; Sobre una roca me pondrá en alto.

Luego levantará mi cabeza sobre mis enemigos que me rodean, Y yo sacrificaré en su tabernáculo sacrificios de júbilo; Cantaré y entonaré alabanzas a Jehová. Oye, oh Jehová, mi voz con que a ti clamo; Ten misericordia de mí, y respóndeme. Mi corazón ha dicho de ti: Buscad mi rostro. Tu rostro buscaré, oh Jehová; No escondas tu rostro de mí. No apartes con ira a tu siervo; Mi ayuda has sido. No me dejes ni me desampares, Dios de mi salvación. Aunque mi padre y mi madre me dejaran, Con todo, Jehová me recogerá. Enséñame, oh Jehová, tu camino, Y guíame por senda de rectitud A causa de mis enemigos. No me entregues a la voluntad de mis enemigos; Porque se han levantado contra mí testigos falsos, y los que respiran crueldad.

Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová En la tierra de los vivientes. Aguarda a Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón; Sí, espera a Jehová.

Cuando ella termino, ella dijo suavemente: "Oremos." Como ella oraba, ella oía el sonido seco de las botas como arrastrando los pies. Cuando ella termino diciendo "Amen," ella abrió sus ojos. Los soldados se habían ido! Su carencia del miedo los había hecho temerosos en gran manera!"

Nota: Este mensaje fue predicado por Wil Pounds en South McGehee Baptist Church, McGehee, Arkansas. Traducido al español por Victor Castro Chinchilla.

Gostou da mensagem?
Escreva para nós:
cruzue@gmail.com

.

Um comentário:

Genoir behl disse...

Paz do Senhor.....
Muito lindo seu blog, parabéns.
esteticamente um dos melhores que já vi.
Que Deus continue te abençoando e te usando atravez deste lindo trabalho de levar o evangelho de Cristo atravéz da net.

acesse também meu blog: www.pbgenoirbehl.blogspot.com

se possivel coloca meu blog nos teus links ok, obrigado.

conheci teu blog atravéz do Ev. Jairo Elin, grande amigo meu.

Deus abençõe, grande abraço.